TOPKA

English

Libros para todos los niños y todas las familias

Nuestro blog

Crecer bilingüe en Estados Unidos

Noviembre de 2007

José Luis y Griselda Ramírez emigraron a Estados Unidos desde México siendo muy jóvenes. Buscaban una vida con más oportunidades y tuvieron que trabajar mucho como jornaleros hasta conseguir establecer sus respectivas carreras. José Luis y Griselda son mis padres. De ellos saco la inspiración y la motivación que guían mi vida.

Yo me crié en la pequeña ciudad de Salinas, en California. Aunque nací en Estados, crecí en una familia mexicana y católica, rodeada de tradiciones hispanas y de idioma español. Cuando cumplí cinco años entré en la escuela del barrio, donde las clases se daban en inglés. A los cinco años se es muy pequeña para sumergirse en un mundo diferente, en el que domina un idioma diferente al que se ha conocido desde siempre. Pero yo tuve suerte y fui capaz de adaptarme al inglés y aún así conservar mi idioma, el español.

Fui al colegio durante trece años y nunca estuve en un programa bilingüe, pero seguí utilizando el español con la familia y los amigos. Me parecía importante ser bilingüe, sobre todo en California, donde hay muchos hispanohablantes, aunque sólo sea por la enorme presencia de inmigrantes mexicanos. También me parecía importante ser bilingüe para mi futuro profesional.

No fue hasta que empecé mis estudios en una de las universidades más prestigiosas de California, Santa Clara University, cuando pude estudiar lengua y literatura españolas. Por primera vez en mi vida se me daba una clase en mi idioma materno. La mayoría de mis compañeros de clase eran "americanos" y estaban intentando aprender español como idioma extranjero. Uno de mis profesores favoritos, el conocido autor norteamericano Francisco Jiménez, me describió como un recurso esencial para mis compañeros. Yo era una de las pocas personas pertenecientes a una "minoría" de mi curso y sabía que tenía la responsabilidad de educar a los "americanos" sobre la realidad y la identidad de los mexicanos-americanos de Estados Unidos. Mi experiencia como miembro de una familia mexicana que se ha tenido que integrar en la cultura "americana" es la realidad de muchos mexicanos-americanos con padres inmigrantes.

Mi nivel educativo y mi identidad de mexicana-americana me han empujado a ayudar a inmigrantes con pocos recursos. He trabajado como voluntaria en el programa Arrupe Placement Program de Santa Clara University, en el que contribuí a enseñar a leer y escribir en inglés a niños pequeños con padres inmigrantes en la ciudad de San José, en California. Me lo pasé tan bien trabajando con los niños que quise repetir la experiencia. Esta vez trabajé con adultos sin papeles que sólo hablaban español, ayudándoles a encontrar trabajos jornaleros. Estas personas sin papeles no sólo no tenían trabajo, sino que ni siquiera tenían un sitio al que llamar su casa. También ayudé a una enfermera "americana" que ofrecía atención sanitaria a los sin papeles. Fue a gracias a este voluntariado que me di cuenta de la amplitud de la marginalización y la soledad de las personas sin papeles en Estados Unidos. Algunas de las historias que estas personas me contaron sobre su emigración a Estados Unidos desde sus respectivos países eran devastadoras.

El voluntariado en el programa Arrupe Placement Program de Santa Clara University me motivó a seguir ayudando a la comunidad inmigrante de San José. Empecé a trabajar como intérprete para una asociación de abogados sin ánimo de lucro especializada en inmigración. Mi trabajo consistía en traducir las declaraciones de los clientes hispanohablantes con casos pendientes relativos a derechos de los trabajadores y ciudadanía. En este trabajo aprendí aún más sobre la realidad de los inmigrantes en Estados Unidos.

Ser mexicana-americana con estudios universitarios me ha abierto muchas puertas. Vivir esta realidad ha contribuido a mi desarrollo general como persona, haciéndome capaz de comprender la diversidad de nuestro mundo. Las experiencias que he vivido me han convertido en una persona abierta, capaz de adaptarme a diferentes entornos culturales. Gracias a esto, me siento a gusto en todos los países que visito. Ahora mismo estoy estudiando en la capital de España, Madrid. Aunque es una cultura diferente, con tradiciones propias, me siento como en casa, rodeada de gente que habla mi idioma.

Griselda Denise Ramirez es originaria de Salinas, California. En la actualidad está estudiando marketing y español en el International Institute (Madrid). En Topka apostamos por el bilingüismo. Si te interesa este tipo de libros puedes ir a la sección Nuestros Libros.

  1. © 2006-2009 Topka. Reservados todos los derechos.
  2. Aviso Legal
  3. Accesibilidad
  4. Diseñado por abbyrodd